miércoles, 29 de mayo de 2013

Ulises de Joyce (María)

 
JAMES JOYCE
El Ulises de James Joyce fue publicado por entregas en 1918 en una revista neoyorquina. Se le había ofrecido la publicación de la obra a Virginia y Leonard Woolf, pero el matrimonio rechazó la proposición. Aún asi, debido al contenido de la obra fue prohibida tanto en EEUU como en Inglaterra . Por recomendación de Ezra Pound, Joyce estaba viviendo en París desde el año 1920, lugar donde conoció a Sylvia Beach, propietaria de la librería en lengua inglesa Shakesperare &Co. Esta librería era importantísima a nivel cultural, puesto que además de librería tenía la función de albergar a viajeros (tumbleweeds) a cambio de unas horas de trabajo en el establecimiento por lo que era lugar de frecuentes visitas de escritores, en su mayoría "la generación perdida" americana. Sylvia se enteró de la prohibición del Ulises, por lo cual ella se comprometió a publicar la obra completa y fue la persona que introdujo a Joyce en los circulos intelectuales del momento.

Librería Shakespeare &Co. (París)

http://3.bp.blogspot.com/_GATocI4l-3s/Sp-TdlInNLI/AAAAAAAAAL0/p_kmgftOv6Q/s400/Ezra+Pound.jpg Ezra Pound fue de los pocos que reconoció el talento de Joyce e intentó ayudarlo. Este poeta perteneciente a la Generación Perdida fue quien acuñó el término de Vorticismo para referirse al Imaginismo inglés, una vanguardia poco rompedora y muy intelectual similar a la poesía pura. Pound dedicó cuarenta largos años a la creación de una monumental obra poética: Cantos. Influeciado por Yeats (poeta también del imaginismo) Pound le escribe cartas a Joyce para ofrecerle trabajo en algunas publicaciones como The Egoist y Poetry, dado que el escritor no se encontraba en una buena situación económica en estos momentos. Además, contribuyo a que pudiese publicar sus cuentos Dublineses y El retrato del artista adolescente.
Joyce es un escritor irlandés, nacido en Dublín en 1882. Esta ciudad  es la verdadera protagonista de Ulises.  Pero casi toda su vida, Joyce vivió fuera de Irlanda, en un exilio voluntario. Abandonó sus estudios en la universidad y vivió dos años en París, dedicándose al periodismo. Luego marchó a Trieste , donde vivía Almidano Artifoni .No quiso casarse hasta los 30 años de convivencia con  Nora para mostrar su rechazo de la religión católica, ya que conservaba un recuerdo muy negativo de sus estudios con los jesuitas en Clongowes Wood College. 




Desde 1905 escribe una colección de cuentos titulada Dublineses. Son cuentos casi naturalistas, estampas de su tierra natal y de sus gentes. Se parecen mucho a los relatos de los dos mejores cuentistas del realismo/naturalismo como Guy de Maupassant y Antón Chejov.
 En 1916 publica su primera novela Retrato del artista adolescente .Se trata de un bildungsroman o novela de aprendizaje. Es una obra casi autobiográfica, en la cual retrocede a su adolescencia y juventud; ese autobiografismo y la importancia de la psicología de un artista demuestran la semejanza de esta novela con las novelas de Proust o T.Mann. Su protagonista es Stephen Dadalus, nombre que proviene de Stephen, el primer mártir cristiano, y Dádalo, quien construyó el laberinto de Creta en la Antigua Grecia. Queda así unido lo religioso y lo mitológico, ambos temas muy comunes en su obra.


 Durante la 1ª Guerra Mundial se encontraba en Zurich, donde el movimiento dadá estaba en pleno auge , pero se centró tanto en la creación del Ulises que ni siquiera se enteró de la tremenda explosión que este movimiento vanguardista estaba causando en la literatura, aunque convivió con artistas tan renombrados como Stefan Zweig.

EL ULISES

La experimentación técnica y la repercusión de esta novela son sólo comparables a las del Quijote.Se empezó a publicar como novela de folletín, por entregas, en una revista neoyorquina, desde 1918. Pronto fue prohibida en EEUU y en Inglaterra ; la consideraron demasiado obscena.

 
Ulises  tiene , como el Quijote, una composición paródica, ya que la obra se plantea como una parodia de La Odisea de Homero, en cuya epopeya se cuenta el viaje de regreso a casa de Odiseo y todas las desventuras que sufre para reencontrarse con su mujer Penélope y su hijo Telémaco en Itaca. Pero el protagonista no es un héroe, como Ulises, sino un anodino y nada heroico personaje llamado Leopold Bloom. Es un agente de publicidad judío de mediana edad (unos 40 años) que pasa el día de un lado a otro por Dublín, pues no quiere volver a casa ya que sabe que su mujer Molly Bloom lo engaña. Joyce lo describe en su obra de esta manera:


"El señor Leopold Bloom comía con deleite los órganos interiores de bestias y aves. Le gustaba la sopa espesa de menudillos, las mollejas, de sabor a nuez, el corazón relleno asado, las tajadas de hígado rebozadas con migas de corteza, las huevas de bacalao fritas. Sobre todo, le gustaban los riñones de cordero a la parrilla, que daban a su paladar un sutil sabor de orina levemente olorosa."

En la primera parte de la novela encontramos la técnica del simultaneísmo, ya que Leopold “Poldy” errante por Dublín se encuentra con otro hombre - Stephen - sumido tambien en un ir y venir por la ciudad buscando la respuesta a si debe quedarse en Irlanda o irse a Europa a convertirse por fin en artista. Ambos personajes huyen de su vida refugiandose en la ciudad.

El coprotagonista es una caricatura de un intelectual, un joven profesor  llamado Stephen Dedalus que está inspirado en la figura del hijo Telémaco. Ya en otra obra de Joyce pudimos conocer a este personaje, pues es  nada más y nada menos que el protagonista de Retrato del artista adolescente.
La mujer de Joyce, llamada  Nola es – en muchos aspectos- trasunto de  la mujer del  “héroe “ protagonista, Molly Bloom, causante de que en esta obra las aventuras marinas del regreso a Ïtaca de Odiseo, se conviertan en las peripecias cotidianas de Leopold por la ciudad de Dublín.
La novela tiene reducción temporal, pues a pesar de ser una obra muy extensa solo se centra en un día de la vida del señor Bloom, es decir, casi  veinticuatro horas del 16 de junio de 1904.

Al final, no espera al héroe la fiel Penélope, sino su mujer Molly, la cual tras haberle sido infiel piensa mientras está acostada junto a su marido que a la mañana siguiente le contará toda la verdad.

La estructura de la novela es un complicadísimo rompecabezas. La novela consta de   dieciocho capítulos, planteados cada uno como un experimento técnico y estilístico independiente, como podemos observar en el episodio 15, escrito como si se tratase de un guión de teatro.
Por tanto hay estructura discontinua : fragmentarismo, simultaneísmo y contrapunto. Podemos encontrar una secuencia descrita con técnica objetiva, una parodia del lenguaje periodístico o policial, una digresión intelectual. Y siempre: experimentación estilística (prosa rítmica, neologismos, sintaxis distorsionada, metáforas visionarias, onomatopeyas, cultismos, préstamos de todas las lenguas y un magnífico uso del argot).

 Destaca  la técnica del monólogo interior.  Es famoso el monólogo final de Molly Bloom; unas 50 páginas sin puntuar. Es la confesión más audaz del interior de un personaje femenino de toda la literatura universal. El monólogo interior trata de “desnudar” los pensamientos de los personajes; estos son revelados de manera que parecen escaparse del control del autor, con la intención de que descubramos lo más intimo de los personajes. El término lo usó por primera vez el filósofo y psicólogo estadounidense William James, pero sin duda uno de los mayores desarrolladores de esta técnica fue James Joyce, aunque también hay que citar a otros escritores como Virginia Woolf, quien hace un uso magistral del monólogo interior en su obra literaria. En el final de la novela podemos verlo reflejado:
 
y Gibraltar cuando yo era chica y donde fuera yo era un flor de la montaña sí y cuando me puse la flor en el cabello como hacían las chicas andaluzas o me pondre una colorada si y como me besó bajo la pared morisca y yo pensé bueno tanto da él como otro y después le pedí con los ojos que me preguntara otra vez y después él me preguntó si yo quería sí para que dijera sí mi Flor de la Montaña y yo primero lo rodeé con mis brazos sí y lo atraje hacia a mí para que pudiera sentir mis senos todo perfume sí y su corazón golpeaba loco y sí yo dije quiero sí”


El novelista, por medio de sus protagonistas itinerantes ofrece una visión totalizadora de la ciudad de Dublín: el vivir colectivo de sus habitantes. La bahía de la ciudad, la redacción de un periódico, restaurantes, cafés, tabernas, comercios, un hospital de maternidad, un paseo al atardecer, la biblioteca, el entierro de un amigo en el cementerio de la ciudad, el ambiente nocturno, los burdeles. Todos los estamentos sociales están reflejados: comerciantes, periodistas, profesores, empleados, cantantes, camareros, guardias, jesuitas, prostitutas, soldados, mendigos…

Para acabar he encontrado en internet una página en donde puede verse una adaptación del Ulises de Joyce en comic, está en inglés pero creo que es una buena opción para acercarse un poco más a la novela  http://ulyssesseen.com/